¿Es necesaria la Vía Expresa Sur?

Hace unos días el alcalde Jorge Muñoz anunció que retomaría el proyecto conocido como Vía Expresa Sur, que llevaba suspendido unos años. Hoy, tras las declaraciones de Jorge Barata sobre Graña y Montero, anunció que deja sin efecto la reactivación del proyecto. Muñoz ha dicho que

El proyecto de reactivar esta Vía Expresa Sur va a quedar sin efecto. Tenemos que buscar otras alternativas para realizar la obra. Esa alternativa queda descartada por las informaciones mencionadas. No se conocían en un inicio [informaciones] pero de acuerdo a lo conocido ayer, queda sin efecto

En los últimos años, la disponibilidad de financiamiento privado y la necesidad de las constructoras de encontrar proyectos rentables a largo plazo fueron en gran medida lo que definió las prioridades en provisión de infraestructura en Lima. Por eso, no basta con «buscar otras alternativas para realizar la obra,» como dice el alcalde Muñoz. No es suficiente hacer la misma obra pero de otra forma. Es necesario cuestionar y replantear el proyecto, preguntarnos si realmente es necesario invertir más de US$ 200 millones en una obra que en términos de transporte beneficia exclusivamente a una parte de la minoría que se mueve en auto. Y si hacer eso justifica destruir unas 10 hectáreas de espacios públicos o de recreación, desplazar a por lo menos 160 familias y 350 pequeños comerciantes, y crear una barrera urbana que divida barrios vecinos.

D3ran0gXsAAhvfw.jpg
Parque Los Rosales, en la esquina de Av. Los Vicus y Av. Paseo de la República, Santiago de Surco. Este espacio dejaría de ser un parque si se construye la Vía Expresa Sur. Foto: Matteo Stiglich.

Por ejemplo, si de todas maneras se va a usar el derecho de vía, ¿no sería mejor usarlo para extender el Metropolitano sin necesidad de que esté bordeado por 3 carriles de autopista a cada lado? Podría hacerse un corredor de transporte que incluya Metropolitano, ciclovía, y veredas anchas, y aún quedaría espacio para mantener espacios verdes, de recreación. Y sería considerablemente menos costoso.¹ Quedaría espacio, también, para reubicar en la zona a la gente que tendría que ser desplazada. Este otro proyecto se podría hacer, además, atendiendo las necesidades e intereses de la gente que vive en esos barrios, algo que el proyecto de la Vía Expresa Sur nunca hizo.

Una respuesta seguramente va a ser que no hay plata para eso, y que la vía expresa se paga sola, con inversión privada. En realidad, el contrato incluye una garantía de ingreso mínimo. Y si el concesionario la pidió es porque tan convencido de que la obra se pagaba sola no estaba. De hecho, al ser una vía nueva la demanda es difícil de predecir, por lo que es probable que la municipalidad tenga que subsidiar la autopista.² Hacer un corredor de transporte sería una forma mucho más justa y eficiente de usar ese dinero. Y justificaría, además, invertir dinero público que vaya más allá del que se usaría para subsidiar la autopista.

Otro argumento a favor del proyecto será que ya estaba planeado hace mucho tiempo. En realidad, este es un argumento en contra: cuando se planeó, se trataba de una autopista suburbana, que conectaría la Panamericana con la zona central de Lima a través de, principalmente, campos de cultivo. Cuando esos campos de cultivo se convierten en barrios, y el derecho de vía se convierte en espacios públicos y de recreación usados por la gente que vive en esos barrios, debemos entender que el proyecto ya no es el mismo que cuando se planeó originalmente.³ Al decidir hoy si hacemos este proyecto, pues, debemos considerar el uso actual de esos espacios y el impacto que tendría hacer una autopista por ahí hoy, no hace 50 años.

 

Notas:

¹Construir el Metropolitano costó unos $300 millones, alrededor de US10 millones por km. La Vía Expresa Sur tendría 4.5 km.

²Según el contrato de concesión (p. 73, cláusulas 11.7 a 11.10), el subsidio puede llegar a US$ 10 millones por año durante los primeros 15 años. En los primeros dos años, el ingreso mínimo garantizado es US$ 18 millones. En los siguientes trece, es US$ 19.6 millones. Esto significa que si los ingresos no llegan a ese monto (sin IGV), la municipalidad compensaría hasta por un valor de US$ 10 millones anuales. Según un folleto publicado por el concesionario, el primer año esperan 75,000 vehículos diarios. Para que no sea necesario el subsidio, el peaje tendría que ser S/2.17 más IGV, o sea S/2.56.

³El proyecto original de la Vía Expresa del Paseo de la República contemplaba su extensión a través de Barranco y Chorrillos hasta la salida de Huaylas a la Panamericana Sur (km 22). Luego fue modificado a su trazo actual.