Manchay y la autoridad de transporte para Lima y Callao

Con la implementación del corredor Javier Prado, han desaparecido rutas que iban de Manchay a varios puntos de Lima, y en su lugar se ha implementado una ruta alimentadora que cuesta S/1.20, bastante más que lo que cobraban las rutas anteriores por tramos cortos. La gente en Manchay no está contenta.

manchay trome

foto: trome.pe

La implementación de una red integrada, con tarifa única, que cubra toda la ciudad, es claramente mejor, en cuanto a movilidad, que lo que tenemos hoy (salvo en el caso de tramos cortos, pues la tarifa plana complicaría cobrar S/.0.50). Pero cuando la red se implementa de a pocos, como en este caso en el que recién hay dos corredores, y encima esos corredores no son integrados (se pagan por separado), los beneficios no son tan evidentes al inicio. Si antes se podía tomar un bus en Manchay y viajar con un solo pasaje a distintos puntos de Lima, ahora un pasaje lleva solo a Javier Prado, y para cualquier otro punto se tiene que pagar un pasaje más. Se paga el doble o casi el doble.

Es un problema real, que debe ser atendido. Lo cual no significa detener o deshacer la reforma, sino adaptarla a las circunstancias. Tras la protesta de hoy, por ejemplo, Protransporte ha respondido con un comunicado en esa línea. Ahí dice que:

…se ha determinado mantener los servicios de las empresas tradicionales con la tarifa local, horario y cobertura que venían ofreciendo, en tanto se desarrolle progresivamente la implementación del referido eje vial.

O sea, al menos por un tiempo, va a seguir habiendo alternativas. No sé si esa sea la mejor opción (por ejemplo, habría que saber hasta cuándo se van a mantener las alternativas, y cómo estas afectan a la implementación del corredor).

Pero hay un asunto que es importante más allá de si esa es la mejor solución o no. EL gobierno central está planeando la creación de una autoridad única de transporte para siete ciudades, incluyendo Lima-Callao. Si el objetivo de esa autoridad va a ser centralizar la planificación de transporte para facilitar la creación de una red integrada, bien. Pero si el objetivo es “despolitizar” la planificación del transporte (como algunos sugieren), el asunto es más problemático.

Protransporte, aunque tiene cierta autonomía administrativa, es un órgano político que responde, al menos indirectamente, a los votantes: sus directores son elegidos por el alcalde, y lo que haga se asume que es en nombre de la municipalidad. Una entidad autónoma no necesariamente respondería de la misma forma, y probablemente sería más proclive a pasar por alto problemas reales en ciertos lugares con tal de alcanzar objetivos mayores que respondan a criterios técnicos. Por ejemplo, se podría argumentar que el beneficio agregado de implementar el corredor de cierta forma es mayor que el costo que esto representaría para los residentes de una zona. O quizás no. Quizás se argumentaría que no es aceptable trasladar los costos a una zona de alta pobreza porque aumentaría la desigualdad.

Pero justamente esa discusión entre beneficios agregados y desigualdad nos lleva al plano político. Se trata de cuestiones políticas que deben pasar por procesos democráticos de decisión. Lo técnico puede informar ese proceso de decisión, y luego intervenir en la implementación. Pero de ninguna manera se debe convertir procesos políticos de decisión en asuntos meramente técnicos. Hacer eso no sería “despolitizar” el proceso, sino simplemente ocultar su carácter político.

Casos como el de Manchay, pues, que revelan el carácter político de la planificación de transporte, son los que se deben tener en cuenta al decidir cómo es que se diseña esa autoridad.

ACTUALIZACIÓN: La municipalidad ha anunciado que se suspende la ruta alimentadora y se mantienen las rutas anteriores.

Anuncios

Un pensamiento en “Manchay y la autoridad de transporte para Lima y Callao

  1. Pingback: Propuestas para una ciudad justa: 2. Planificación | Lugares Comunes

Los comentarios están cerrados.