#CambiemosDeActitud: dejemos de culpar a los peatones

Hoy el ministro de Transporte José Gallardo Ku lanzó en una conferencia de prensa una nueva fase de la campaña “Cambiemos de Actitud,” que tiene como objetivo fomentar el respeto de las normas de tránsito. Aunque parece estar hecha con buenas intenciones, la campaña está muy mal orientada. Por un lado, parece ser solo campaña de “concientización.” Una campaña así podría ser un buen complemento para políticas específicas. Pero por sí sola es difícil que funcione.

Pero más grave que eso es que pone buena parte de la responsabilidad en los usuarios más vulnerables, los peatones. En palabras del ministro Gallardo Ku:

Este es un tema que todavía no se observa. Las personas por ahorrar tiempo, a veces no usan el cruce peatonal.

La renuencia a usar la infraestructura peatonal es algo que se ve desde hace mucho tiempo. Es por eso que la concientización es la clave de toda esta estrategia de seguridad vial

Quienes pueden causar muertes en colisiones de tránsito pertenecen a un grupo relativamente pequeño: los conductores de vehículos motorizados, debido al riesgo que implica mover más de una tonelada de acero a velocidades que pueden ser letales en caso de impacto. Sucede que la idea de que en las calles los automóviles tienen la prioridad, y que todos los demás debemos seguir normas diseñadas para que esto ocurra, está normalizada. Tan normalizada que se puede proponer la construcción de puentes peatonales, un tipo de estructura creada para permitir el flujo de vehículos por debajo de ella, como una solución para la seguridad peatonal. Y tan normalizada que se puede pensar que la causa de muerte de una persona atropellada en la calle puede ser “no usar el cruce peatonal” y no que un vehículo de una tonelada la pasó por encima.

Las estadísticas disponibles sobre la responsabilidad de las muertes por “accidentes” de tránsito se rigen bajo dicha normalización: asignan la responsabilidad según quién incumplió alguna de las normas de tránsito. Aun así, las estadísticas del ministerio de Salud y del propio MTC indican que la gran mayoría de las muertes son por culpa de los conductores.

Ministerio de Salud:

causas accidentes lima

Ministerio de Transportes y Comunicaciones:

cuadro accidentes

Por un lado, la responsabilidad, tanto “física” como legal, recae casi exclusivamente en el relativamente pequeño grupo de conductores (aproximadamente el 10% de la población). Por otro lado, no queda claro que para los peatones cumplir las reglas sea lo más seguro: que lo sea depende de que los conductores también las respeten. Y las cifras presentadas arriba muestran que eso no es lo más común. De hecho, según cifras de la policía, más peatones son atropellados cumpliendo las normas que incumpliéndolas.

576933_460587140652432_1469232561_n

Esta fase de la campaña “Cambiemos de Actitud” busca que la gente suba videos mostrando cómo es que ha “cambiado de actitud.” Para motivar a la gente a hacerlo, el MTC ha subido videos de personas famosas con un guion escrito por los creadores de la campaña: varios de ellos repiten “ahora cruzo por las esquinas y utilizo los puentes peatonales”

En otros videos, dicen que no van a manejar ebrios o excediendo límites de velocidad. La campaña, pues, busca involucrar por igual a conductores y a peatones.

El problema es que hacer una campaña de este tipo, equiparando la responsabilidad de víctimas y victimarios, refuerza los patrones existentes. Al motivar a la gente a que tome conciencia de que antes se estuvo comportando mal, se busca que la normalización mencionada líneas arriba sea internalizada por todos los usuarios de las calles, incluyendo a los peatones. En otras palabras, intenta que los peatones entiendan como normal su participación en una forma de usar las calles que prioriza a los automóviles y que pone a ellos en peligro. Más aun, la campaña busca hacerlos sentir que son responsables de tal peligro.

Sin embargo, como vimos más arriba, para los peatones cumplir las normas no es garantía de no morir atropellados. La campaña, entonces, al dispersar la responsabilidad en lugar de identificar explícitamente la responsabilidad del grupo más peligroso (y la vulnerabilidad del grupo que es la principal víctima), no va a hacer mucho por cambiar los patrones de comportamiento que generan miles de muertes al año. Identificar responsabilidades, claro, no es la única forma de hacer las calles más seguras. Cambios en el diseño también pueden influir en modos de conducir y reducir la probabilidad de colisiones. Pero estos cambios también implican, necesariamente, cuestionar la idea de que los automóviles deben tener la prioridad en las calles urbanas. Si el objetivo es reducir las muertes, pues, hacen falta políticas y campañas que se enfoquen en los responsables de estas, ya sea concientizando, haciendo cumplir las normas y/o rediseñando las calles para que sea más seguro caminar por ellas. La campaña “Cambiemos de Actitud” no hace nada de esto.

Anuncios

4 pensamientos en “#CambiemosDeActitud: dejemos de culpar a los peatones

  1. Una pregunta: ¿puedes poner los links de donde sacas los cuadros estadísiticos? He estado buscando en la web pero no doy con ellos. Lo pregunto porque quiero saber las mismas estadísticas pero en la región Áncash, específicamente en el distrito de Chimbote. Un saludo

  2. Pingback: Propuestas para una ciudad justa: 3. transporte | Lugares Comunes

Los comentarios están cerrados.