Darle la avenida Arequipa al transporte público es una buena idea

Como parte de la reforma del transporte, la Municipalidad de Lima anunció la semana pasada que la avenida Arequipa será para uso exclusivo del transporte público. Los municipios de San Isidro, Miraflores y Lince han protestado. Esto no sorprende, dado que se trata de algunos de los distritos en los que más gente usa autos. Pero eso no significa que darle prioridad al transporte público con una medida como esta sea una mala idea. Al contrario. Si bien la Municipalidad de Lima ha cometido el error de dirigir las inversiones en infraestructura hacia autopistas en lugar de corredores segregados de bus, este plan corrige un poco la dirección tomada. De alguna forma, esto es parecido a hacer corredores segregados de bus, pero tomando las tres avenidas como una unidad en lugar de hacer corredores segregados dentro de una sola avenida (y sin toda la infraestructura de un BRT como el Metropolitano).

Que la avenida Arequipa sea solo para el transporte público puede tener varios beneficios. El principal va a ser que los tiempos de viaje en transporte público (usado por la gran mayoría de la población) serán considerablemente menores, pues la avenida Arequipa ya no va a estar congestionada por autos privados y taxis. Pero dependiendo del diseño puede haber otras ventajas. Por ejemplo, se podría mejorar la ciclovía, que en horas puntas suele tener los cruces tapados por carros intentando cruzar la avenida o doblar. Sin giros a la izquierda, va a ser más fácil proteger la ciclovía.

Quienes están en contra de la medida argumentan que las vías paralelas van a “colapsar” por el aumento de tráfico derivado de la Arequipa. Esto es debatible, dado que la vía expresa del Paseo de la República y las avenidas Petit Thouars y Arenales (ahora dedicadas solo al tráfico privado), pueden asumir buena parte del tráfico. Además, el tráfico privado es más flexible en el uso de las vías: si hay congestión en una zona, puede moverse por otra. Solo en San Isidro y Miraflores, donde la Av. Prolongación Arenales tiene menos capacidad, podría haber un aumento de congestión, aunque la Av. Camino Real también puede asumir el tráfico. Pero incluso en el caso de que la congestión en esas zonas aumente, los beneficios para la considerablemente mayor cantidad de gente que viaja en bus justificaría la reforma.

Otra crítica es que no se podría llegar en auto a destinos en la Av. Arequipa a los que solo se puede llegar en auto, como garajes. La respuesta no es muy complicada: permitir acceso limitado de autos, de modo que estos puedan acceder a la avenida Arequipa, pero no usarla como vía de paso. Por ejemplo, se podría obligar a todos los autos a doblar a la derecha cada dos o tres cuadras usando señalización y barreras. La opción que maneja la Municipalidad de Lima, otorgar permisos especiales para acceder a la avenida, puede ser más complicada y costosa. No solo obligaría a revisar constantemente que quienes usen la vía efectivamente tengan el permiso, sino que permitiría que quienes lo tienen compartan la vía con el transporte público, lo cual iría contra el propósito de la medida. Permitir autos pero obligarlos a girar a la derecha cada ciertas cuadras ahorraría estos problemas (como ejemplo, ver mapa de cómo funciona esto en Market Street, San Francisco).

Con esta reforma, las avenidas Petit Thouars y Arenales serán solo para transporte privado. Si los 6 carriles de esas avenidas (contra los 4 de la avenida Arequipa) terminan más congestionados que antes, no se trataría de un argumento en contra sino a favor de la reforma: lo que habría ocurrido es que al tráfico privado, mucho menos eficiente que el público en el uso del espacio, no le bastaría con un espacio mayor para trasladar a menos gente. Darle al menos 4 de esos 10 carriles al transporte público suena bastante justo, aunque seguramente habrá voces en contra de quitarle siquiera un poco de espacio al tráfico privado.

Anuncios

4 pensamientos en “Darle la avenida Arequipa al transporte público es una buena idea

  1. Buen análisis, con mucho desapasionamiento. Pero un elemento que no has tenido en cuenta es que el transporte público (combis, custers y omnibus) ya no circularán por las Av. Petit Thouars y Arenales, lo cual hace que la hipótesis de la congestión en esas avenidas no sea tan cierta.

  2. Pingback: ¿Qué va a pasar con la reforma del transporte? | Lugares Comunes

  3. Pingback: Las políticas de transporte de Susana Villarán | Lugares Comunes

  4. Pingback: Propuestas para una ciudad justa: 3. transporte | Lugares Comunes

Los comentarios están cerrados.