El Comercio: ¿periodismo o propaganda?

Aunque pueden tomar formas parecidas, hay evidentes diferencias entre periodismo y propaganda. El primero busca informar, presentando todos los lados de la noticia, e intenta usar criterios similares para presentar noticias parecidas. La propaganda, en cambio, no tiene como objetivo informar, sino impulsar una agenda. Si para eso hace falta presentar casos similares con criterios distintos, bienvenido sea. Y si presentar información a medias es útil, también. En la campaña electoral de este año, por ejemplo, la mayor parte de la prensa se dedicó a hacer propaganda, mayoritariamente a favor de Keiko Fujimori.

El punto es que hay diarios, como El Comercio, que no distinguen las diferencias entre periodismo y propaganda. O, en realidad, sí las distinguen, pero prefieren dedicarse a lo segundo.

Hoy, El Comercio publicó dos partes de una encuesta cuyo resultado debía tomarse con cuidado porque la gran mayoría de los que respondieron no conocían de los dos temas (aquí, aquí y aquí). Sin embargo, ante condiciones similares, El Comercio presentó las dos partes de formas muy distintas. Y lo hizo, por su puesto, de acuerdo a la dirección que sus campañas propagandísticas han tomado en los últimos meses. Una de las campañas de El Comercio es a favor de Cipriani y en contra de la Universidad Católica (PUCP). Debido a que los que conocían del tema respondieron a favor de la PUCP, ahí el titular es que la mayoría no lo conocía:

83% cree que el rector debe ser elegido por la Asamblea Universitaria. Para El Comercio, esa cifra es secundaria.

En el caso de la otra campaña propagandística de El Comercio, la que lleva a cabo contra el director de Devida, Ricardo Soberón, el hecho de que la mayoría no conozca del tema fue secundario (a pesar de que el desconocimiento era aun mayor que en el caso de la PUCP):

Portada de El Comercio. No dice que la base es apenas el 22% de los encuestados, que son quienes conocían del tema.

Tan secundario era en este caso que muy poca gente conozca del tema, que el detalle apenas aparece en la página 8:

A pesar de haber sido la noticia de portada, el detalle aparece recién en un pequeño espacio de la p.8. El Comercio no consideró conveniente que sus lectores sepan que la base era apenas el 22% de los encuestados.

De este modo, El Comercio utiliza los titulares para hacer propaganda, no periodismo. El desarrollo de la noticia planteada en el titular es prácticamente irrelevante. El objetivo es que el lector se quede con el mensaje, sin importar que este se base en información a medias. El Comercio hace propaganda, no periodismo.

Las tres imágenes juntas aquí:

Click para ampliar

ACTUALIZACIÓN: via Eduardo Dargent

“Fíjate como presentó la noticia de la pucp El Comercio: del 40% que conoce del lío. Pero claro, no hay empacho en decir en portada que los peruanos rechazan el nombramiento de Ricardo Soberón. Luego más chiquito, que 55% de de los que han escuchado hablar del nombramiento lo rechazan. Y recién en la página 7 u 8 me entero que apenas 22% han respondido la pregunta. Es decir, 12% de peruanos no quiere a Soberón y eso basta para tremendo titular.”
(en  http://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=118084571627665&id=576979419)
Ese 12% es el 55% que rechaza a Soberón del 22% que conoce del tema (o sea, que respondió la pregunta). A El Comercio le basta con que 12% de la población urbana del Perú opine de alguna forma para generalizar e inventar un titular.
Anuncios

8 pensamientos en “El Comercio: ¿periodismo o propaganda?

  1. Pingback: El Comercio: ¿periodismo o propaganda? | soloruido

  2. Propaganda, por supuesto. Aunque también es, innegablemente, una muestra de un tipo de periodismo muy practicado.

    Muy buen post, felicitaciones por exponer tan claramente lo que suele callarse. Efectivamente, el “Decano de la prensa peruana” se dedica a la manipulación y el engaño, para imponer su agenda conservadora, capitalista y fascistoide.

    La portada del domingo pasado no fue la excepción, cuando publicó una foto desoladora de un paisaje amazónico en Madre de Dios, arrasado por la minería aurífera informal. Está claro que El Comercio (y tantos otros grandes medios) no se preocupan por el Medio Ambiente, sino por el imperio de las grandes empresas mineras (que anuncian millonariamente en sus páginas). Apoyan el proyecto “Tía María” de la Southern contra el pueblo de Islay, que no quiere ver su valle convertido en un paisaje lunar; o el proyecto de destruir el Cerro Quilish en Cajamarca, a pesar de la masiva y expresa oposición de los pobladores. Jamás publicaría en portada una foto que muestre los efectos devastadores de la minería formal, por ejemplo.

    También es importante decir que este “periodismo de propaganda” toma un cariz criminal, cuando convierte en titulares, sin investigación ni contrastaciones, las versiones policiales que buscan criminalizar a los manifestantes (frecuentemente antimineros) baleados por la Policía.

    • Es cierto lo que dices, Carlos. También hay quienes -como El Comercio y como los lobbystas de la gran minería- trazan convenientemente una línea entre minería “informal” y minería “formal” o entre “ilegal” y “legal”. Luego callan cuando la minería que ellos llaman “legal” y “formal” comete actos ilegales, como contaminar ríos, por ejemplo.

  3. Pingback: Limeños no respaldan a Cipriani en conflicto con la PUCP | Redacción mulera

  4. Hay que notar también la manipulación en la bajada cuando dicen que “Todo empezó cuando la Universidad Católica envió a Roma sus estatutos para que estos fueran aprobados […]”. El lío de la PUCP comienza cuando el arzobispo intenta entrometerse en la administración de la Universidad.

  5. El análisis es muy claro.

    Y pueden haber mas ejemplos…
    El grupo de El Comercio, ya perdió objetividad y direcciona sus titulares de acuerdo a sus intereses. Maquilla o da énfasis según lo que quieren u opinan. Ya Mario Vargas Llosa renunció a colaborar con estos medios,,, pero en la mayor parte de la población que lee solo los titulares le queda el mensaje sublimal de estas noticias y van formando opinión pública direccionada y luego .. hacen sus encuestas. Pero, aún así, el Pueblo Peruano en las últimas elecciones, aún asi con las grandes campañas que lanzó este grupo periodístico a favor de PPK o Keiko le dió la espalda y demostró que no se deja manipular.. y seguramente van a seguir buscando cualquier desliz del Gobierno o de la Alcaldía para poner el “dedo” ahí y ahí..
    Es una gran pena, que El Decano que por tradición se acercaba a la objetividad, haya pasado con el cambio de los que gobiernan este Diario a ser manipulador de las noticias o en la forma como se ha mencionado de manera suave.. Hacen propaganda de los mensajes que quieren dar según sus intereses y no Periodismo. Este rumbo, alguien lo dijo Vargas Llosa, si sigue esta forma terminará con el Diario, y se convertirá en un pasquín mas…

  6. Excelentes observaciones, Mateo. Además, hablan de un “lío” cuando no es el término usado en la encuesta y cuando se trata de una palabra con una fuerte carga semántica. Además, dicen que es el “lío de la PUCP”, como si Cipriani no fuera el causante. Asimismo, no representan gráficamente, por ejemplo, la abrumadora cifra de 83% contra 14% porque sería demasiado impactante. ¿Te imaginas lo que hubieran puesto si el resultado les salía útil para sus fines propagandísticos? Las joyitas de El Comercio

  7. Pingback: El binomio medios – encuestadoras: de la fotografía de la realidad a la construcción de la distorsión | Antiprensa

Los comentarios están cerrados.