Miraflores, Lima, sus alcaldes y la ciudad

¿Qué está pasando en Miraflores? ¿Y en Lima? En estas semanas, han sido recurrentes las críticas a sus administraciones municipales: que no respetan el uso del espacio público, que son corruptos, que discriminan, etc. Todo eso seguramente es cierto. Pero ¿es un problema de quién es el alcalde? Creo que reducirlo a eso no deja ver la imagen mayor. Pero vamos por partes.

Mi primer punto es que creo que no se debe caer en el lugar común de decir “estos se preocupan por problemas ediles, encima de un distrito de clase media, hay cosas más importantes”. Con el argumento de que hay cosas más importantes, se puede anular cualquier preocupación o demanda, de cualquier tipo. Para empezar, ¿quién decide qué cosa es más importante? Y para seguir, siempre se puede argumentar que hay algo más importante que lo que se está demandando. Siempre. La respuesta, pues, no debe ser decir que hay algo más importante que el tema en cuestión, sino intentar entender la importancia de este.

El segundo punto es que dentro de ese tipo de crítica hay algo de sentido. Y no porque se hable de Miraflores, sino porque se le da mucho más bola que lo que pase en otros lugares de la ciudad. Los reclamos de los vecinos del borde del río Rímac ante su inminente desalojo, poco rebotados en medios, son un buen ejemplo (Ver esto, esto y esto). Eso demuestra que gran parte de la preocupación por Miraflores está cubierta por un doble estándar y una visión llena de clichés sobre la ciudad, como demuestra este twit. “Mírame, no solo me preocupo por Miraflores, también por los conos (?)”. Es el doble estándar que llama vecinos a los de aquí, y pobladores a los de allá. Entiendo que las críticas descritas en el párrafo anterior van contra esta forma de “preocuparse”.

Con esas dos aclaraciones, paso al punto central con una pregunta obvia: ¿es importante lo que está pasando en Miraflores? Sí, y mucho. Especialmente por ser Miraflores. Más allá de su fama, bien ganada, de distrito conservador de clase media-alta. Miraflores, por su diversidad de funciones y servicios, es quizás el segundo centro más importante de la ciudad. Eso hace que diariamente se pueda encontrar en Miraflores a gente de todos los distritos de la ciudad. Miraflores, pues, no es de los miraflorinos, sino de los limeños. Ahí está su importancia.

de http://setentas.awardspace.com/pq-slzr.htm

Pero lo que está pasando en Miraflores no es solo importante por ser Miraflores. Tiene que ver con el uso del espacio público de la ciudad. En los últimos 15 ó 20 años, como ha ocurrido en varias ciudades latinoamericanas, en Lima hay una tendencia a privatizar el espacio o su uso. De hecho, parte del lío con los skaters ocurrió sobre uno de los ejemplos de estas privatizaciones: un centro comercial construido en un parque. En los últimos años la privatización del uso de los espacios públicos ha continuado, por ejemplo en el caso del Parque de la Reserva. Y sí, el espacio público es importante porque contribuye a construir ciudadanía. No lo voy a explicar yo, pero Jordi Borja es una buena referencia para entender esta idea.

En el caso de Lima, y de Miraflores en particular, el problema es que hay una visión restrictiva y funcionalista del espacio público. No se ve el espacio público como un lugar de integración, sino de funciones específicas: la calle para que pasen los carros, los parques para mirarlos. El cerco al skatepark de Miraflores es solo un ejemplo de esta visión. Que se hable de estos temas, sea sobre Miraflores o sobre algún otro lugar, es positivo para que el uso del espacio público se convierta en parte de la agenda política sobre la ciudad.

Progreso (?)

Mi segunda pregunta justamente tiene que ver con esa idea, la de la agenda: ¿todo esto es culpa de Masías? ¿de Castañeda? Creo que ellos tienen responsabilidad, pero también que es ingenuo pensar que ellos son el origen del problema. En realidad, el problema es mucho más amplio y difícil de definir: yo diría que tiene que ver con la idea que tenemos los limeños sobre la ciudad. Por un lado, se dice que uno de los principales problemas de la ciudad es el tráfico. Claro, la solución: carreteras. Más carreteras, más carros, más carros, más tráfico. ¿Y entonces qué hacemos? Simple, más carreteras. ¿Y los peatones? Ah, fácil: que crucen por los puentes peatonales. Si no, ¿cómo haríamos para que los carros vayan más rápido? Y si cruzan por donde no deben, cárcel. No vaya a ser que haya tantos carros y tantas carreteras que tengan que demolerlas.

El otro problema importante es la inseguridad. Su solución: a) sospechar del que camina o se para en la calle, sobre todo si es “extraño” y b) cerrar espacios públicos, como calles y parques. Aquí una reseña del libro de Teresa Caldeira Ciudad de muros, en el que analiza esta tendencia para Sao Paulo y otras ciudades (En portugués).

El muro-autopista, sueño de todo limeño. Foto: André Cypriano, Caracas

Esta forma de entender los problemas de la ciudad no viene de Masías ni de Castañeda. Ellos la fomentan, sí, pero no viene de ellos. Pasa en toda la ciudad, “obra” es igual a carretera, seguridad es igual a gueto.  Ambas reducen y segregan el espacio público. Las buenas soluciones a los problemas de movilidad, como las escaleras y el Metropolitano, son excepciones a esta tendencia, no parte de ella. Lo ingenuo de culpar a Masías y a Castañeda es pensar que sin ellos la ciudad cambiaría. Esto no va a suceder por un motivo simple: la gente está conforme con esta forma de ver la ciudad. Masías promueve la participación ciudadana, y sus políticas están influidas por esta. Y Castañeda bordea el 80% de aprobación. Estamos teniendo lo que la mayoría de gente quiere, que no es lo mismo que los que se quejan de Masías y Castañeda quieren, ni lo que yo quiero, por su puesto.

¿Y cómo se cambia esto? Creo que hay dos formas que van relativamente de la mano. Una es que la gente tome conciencia de lo que está pasando con la ciudad y haga algo por cambiarlo. Iniciativas como la que parece que hubo esta semana serían útiles si enfocaran el problema en la ciudad y no en el alcalde. Este es un buen ejemplo de lo que me refiero con la “idea de la ciudad”. Aquí hay otros. Sin embargo, esas iniciativas no bastan si no consigue llevar a la agenda pública estos problemas, y que eso tenga como resultado una candidatura, con posibilidades de salir, que los incluya como lo más importante. Mientras las propuestas sigan siendo “seguridad”, “ordenar el transporte”, “ordenar la ciudad”, “Lima para todos”, “Lima provinciana”, “no a la corrupción”, parece iluso pensar que suceda eso. Sin embargo, en Bogotá sucedió hace unos doce años cuando llegó Enrique Peñalosa a la alcaldía y cambió radicalmente la forma de ver la ciudad. Con las condiciones actuales, veo difícil que eso suceda acá.

5 comentarios sobre “Miraflores, Lima, sus alcaldes y la ciudad

  1. Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que se comentan acá y también con que muchas de las cosas que suceden no es culpa de los alcaldes. Yo soy miraflorina y la gestión de Masías me gusta, que si hubo problemas con los skaters, pues hubo pero no es como lo comentan en los medios, que hubo inconvenientes con down town también los hubo pero no sólo con ellos sino con 14 discotecas más, sino que como se sabe la prensa lo único que le interesa es vender a costas de cualquier personaje público. Ahorita que se vienen las elecciones me he enterado que Masías se va reelanzar para alcalde, me parece una buena opción. A los miraflorinos les dejo el link para que lean la noticia.
    http://elcomercio.pe/noticia/458139/manuel-masias-quiero-ir-reeleccion-miraflores

  2. Lamentablemente muchos se dejan llevar por lo que dice la prensa y no tienen opinión propia, sino basada únicamente en lo que dicen los demás.
    Masías y Castañeda han tenido buenas labores a mucha gente le puede parecer que ha podido ser mejor y no lo niego, quizás hubiese podido ser mejor.
    Ahora que Masías se va volver a relanzar vamos a ver cual es la decisión de la gente.Les dejo un link en el cual van a poder la encuesta de aceptación al Señor Masías.
    http://blogs.elcomercio.pe/encuestas/

  3. Masías se va a la reelección….eso ya lo había léído. El problema actual de los miraflorinos es que no saben quienes son los otros candidatos. Ahora si deben de estar desesperados sobre todo los que no son seguidores de Masías.En la página de Candidatos están todos los candidatos a las elecciones municipales. Les dejo el link.
    http://www.candidatos.com.pe/tag/manuel-masias/

  4. Hay un punto importante que se menciona en este artículo: el hecho de pensar que sin Masías o Castañeda la ciudad en sí podría cambiar. Debemos reconocer que el avance de un distrito o de una ciudad se logra ya que tanto vecinos como sus autoridades aportan de lo suyo para mejorar la calidad de vida. Echarle la culpa al alcalde es siempre busca la mejor salida a todos los problemas. Que si Masías/Castañeda es así, que si hizo tal o cual cosa, que si no hizo esto o el otro. Pero dejamos de lado nuestra función de ciudadanos y partícipes de estos cambios. Si nosotros botamos basura a la calle, claro, que venga el camión y la recoja, si vemos a alguien mendigando en la calle, claro, con nosotros no es el tema. Poco hacemos por colaborar y ayudar, mas somos buenos quejándonos. En Miraflores , creo yo, se vienen realizando buenas gestiones desde hace tiempo y ello la ubican como uno de los mejores distritos de la capital. Ahora cuentan con un Facebook propio donde uno puede enterarse de sus actividades y hasta interactuar con la municipalidad a través de sugerencias, reclamos, etc. Conjuntamente entre vecinos y autoridades las cosas marcharán mejor. Les dejo el enlace dl Facebook de la municipalidad de Miraflores:

    http://www.facebook.com/?ref=home#!/MunicipalidaddeMiraflores?ref=ts

Los comentarios están cerrados.