A propósito de la libertad de expresión (o el uso de la mentira)

Muchos de los blogs que circulan por ahí se crean con un propósito (o al menos lo ponen en “sobre el blog”) y hacen exactamente lo contrario. Me refiero a los que gustan de decir “pensamiento crítico”, “fuentes alternativas”, “prensa independiente”, “el otro lado de la política”, que creen que a través de su blog van a hacer que se oigan noticias que de ningún otro modo se harían conocidas. Esos mismos blogs que luego te das cuenta de que no son más que un reciclado de noticias que vienen de las fuentes de información más masivas y menos independientes. Un buen ejemplo es Desde el tercer piso, que se limita a copiar textualmente noticias, sobre todo de El Comercio y Perú21, para terminar con un breve comentario, generalmente moralista. El resultado es un rejunte de lugares comunes aparecidos en medios masivos y reproducidos en blogs con toque personal (?).

Caricaturas de Diseccionando a El País

Es común, además, que en estos blogs se exalte la libertad de expresión, entendida como discusión abierta entre personas que piensan distinto. Sin embargo, también es común que se descalifique, dentro del blog (o en sus comentarios) a la gente que piensa distinto. Esto se puede hacer de varias formas. Una es acusando de alguna tendencia política desprestigiada en la blogósfera a quien discute. Por ejemplo, llamándolo chavista, obviamente aclarando que, para ellos, dicha opción es “legítima”, al mismo tiempo que prodictatorial (?). Otra es directamente no publicando sus comentarios. Escribo esto porque ambas me sucedieron esta semana, en el mismo blog.

Sophimania es un blog que se dedica a resumir y traducir noticias de ciencia. Sin embargo, de vez en cuando mezclan eso con política, y cuando lo hacen suelen patinar. Ocurrió cuando en el blog se publicó que Alan García ten[dr]ía un hijo más. Y ocurrió esta semana cuando el blog hizo eco de una noticia ridícula y sin fundamento, que ya había sido desmentida aquí y en otros blogs. Básicamente, lo que decía el post fue que Hugo Chávez dijo que EEUU provocó el terremoto de Haití, sin ninguna referencia a algún audio o al contexto en el que lo dijo. En mi post y en los otros dos posts que cito está explicada la mentira, y no voy a ampliar sobre eso. Sin embargo, pueden ir al blog y ver la discusión.

Inicialmente, le respondí al autor del post diciendo que Hugo Chávez nunca dijo lo que él había dicho que dijo. Su primera respuesta fue cambiar el post, citar este blog, y decir que yo era un “seguidor de Chávez”, postura según él legítima, a pesar de haber escrito, en el mismo post, que Chávez es un dictador. No sé qué piense el autor de la democracia, pero para mí no es legítimo apoyar dictaduras. Y tampoco sé en qué se basa para decir que soy seguidor de Chávez -nunca lo respondió cuando se lo pregunté. Pero creo que se refiere a que decir que Chávez no dijo algo que realmente no dijo es “defenderlo” o ser “seguidor”. Con esa premisa, podría decir que el autor de ese post es alanista. Sin embargo, mi razonamiento no es tan primitivo. Pero lo mejor vino después. Al darse cuenta de que la noticia no vino de algo que dijo Chávez, tuvo que dar a entender que Chávez se quedaba todo el día escribiendo noticias. O si no, no sé cómo interpretar que esto: “Chávez no está todo el día atrás de una computadora escribiendo todas las noticias que aparecen en los medios que llamas conspiranoicos”, según el autor, solo lo puede decir un chavista, defendiendo a su líder de injurias.

Luego de decir disparates como que en Perú, durante el gobierno de Alan, no se han cerrado medios de comunicación con fines políticos (!), decidió que la discusión había terminado. No aprobó mi respuesta, en la que también daba por terminada la discusión, y en la que obviamente repetí que nunca llegó a citar la frase de Chávez -el origen de la discusión. Finalmente, la moderadora del blog escribió aclarando que no iba a publicar más comentarios míos, así que me tomo la libertad de publicar mi último comentario -escrito después del primero no publicado- que tampoco fue aprobado:

Veo que no aprobaste mi comentario…
Había entendido el “por mi parte doy por cerrado este intercambio” como que tú ya no ibas a participar, no que no ibas a dejar participar a la otra persona que debatía. Pero bueno, harto democrático de tu parte.
En todo caso, demostraste que como buen periodista, para ti una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Y si en Venezuela se cierra un medio, dictadura. Si se cierra en Perú, “por algo será”. No investigas un poco más para ver los motivos en ambos países, que pueden ser muy parecidos (justificación legal -sí, en Venezuela también- pero motivos políticos).
Al final, no importa, nunca respondiste lo que inició la discusión, y te repito la pregunta:
¿Ya encontraste algún audio o video en el que Chávez diga lo que dices que dijo: que EEUU provocó el terremoto? Digo, está en tu titular, mínimo deberías tener la evidencia, ¿no?

Un pensamiento en “A propósito de la libertad de expresión (o el uso de la mentira)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s